Héctor Durigutti: "La relación precio-calidad fue la que permitió que hoy estemos celebrando diez años". Noticias de vinos y bebidas. espaciovino - Vinoteca online
TU PEDIDO
¿Ayuda? Llamános al 5352-8466 (VINO)

HÉCTOR DURIGUTTI: "LA RELACIÓN PRECIO-CALIDAD FUE LA QUE PERMITIÓ QUE HOY ESTEMOS CELEBRANDO DIEZ AÑOS"

Héctor Durigutti: "La relación precio-calidad fue la que permitió que hoy estemos celebrando diez años"
Tiempo de lectura:
4 minutos

07/08/2012
El creador de Familia Durigutti, junto a su hermano Pablo, traza un balance del proyecto y analiza las perspectivas para su bodega y para el vino argentino.

Héctor Durigutti significó, en sus comienzos, una bocanada de aire fresco para la actividad vitivinícola de la Argentina. La punta de lanza de una generación de nuevos enólogos claves para consolidar un recambio natural y necesario.

Actualmente, junto a su hermano Pablo, está celebrando el décimo aniversario de Familia Durigutti con nuevos vinos y habiendo finalizado la renovación de parte de la bodega -emplazada en Las Compuertas, Luján de Cuyo-, ahora preparada para recibir visitantes.

Pasó mucho tiempo desde que este enólogo se formó bajo el paraguas de un referente a nivel mundial, como Alberto Antonini, hasta la actualidad. De hecho, para Durigutti, este viaje colmado de satisfacciones todavía lo sigue sorprendiendo.

"En realidad nunca imaginábamos que iba a ser posible crecer tanto y, manteniendo la calidad, llegar elaborar la cantidad de vino que estamos haciendo en la actualidad. Cuando arrancamos pensamos en que iba a ser un gran logro llegar a las 100.000 botellas por año pero hoy ya estamos produciendo unas 700.000. En los últimos años crecimos muchísimo realmente y lo más importante es que todo lo que elaboramos se vende en su totalidad".

Durigutti aseguró que "por este crecimiento mi hermano Pablo y yo tuvimos que dejar de lado casi todos los asesoramientos externos que estábamos llevando adelante y concentrarnos en la bodega, especialmente desde que llegó Guillermo Lamadrid, momento a partir del cual se pudo materializar la compra de la bodega".

Respecto a las perspectivas de cara al futuro, el experto aseguró que la compañía encontrará un punto de equilibrio "cuando lleguemos al millón de botellas en los próximos tres años, es decir, creciendo a un ritmo de 100.000 cada doce meses".

Acto seguido, recalcó que estos números no contemplan lo que se elabora bajo el sello Lamadrid, que mueve anualmente un volumen de 600.000 botellas y marca a la que también apuestan con fuerza, con otro millón de botellas en los próximos años.

De este modo, "el proyecto en su totalidad movería unas 2 millones de botellas".

En este contexto, el enólogo destacó que lo que les permitió crecer a altas tasas fue "la relación precio-calidad, que la mantenemos desde el primer día que iniciamos este camino".

Esta ecuación, aseguró, "se dio especialmente en los Malbec de la línea clásica y en los Malbec Reserva".

A esto se suma, según su óptica, "que siempre apostamos por un concepto de vinos internacionales. Esto favoreció a que obtuviéramos muy buenos reviews, especialmente en los medios de comunicación estadounidenses, donde siempre nos trataron muy bien".

De hecho, en la actualidad Familia Durigutti exporta el 90% de su producción. Y, del total, el 60% se lo lleva el mercado estadounidense, mientras que el resto se reparte entre 25 países.

Luces de alerta

El experto aseguró que, si bien la situación particular de la bodega es muy buena en los mercados internacionales, el vino argentino en general enfrenta un duro desafío por el difícil escenario que se da en el plano local, que conjuga altos costos y un billete verde corriendo por debajo de la tasa de variación de precios internos.

"Es un problema para la industria. Con un dólar casi quieto y la imposibilidad de ajustar al alza los valores afuera del país, los márgenes se están achicando cada vez más", se quejó el enólogo.

Acto seguido, Durigutti alertó que "hoy Europa está creciendo mucho en los segmentos entry level, con una buena relación calidad-precio, casi mejor que la de Argentina. Los precios de los vinos en Italia, por ejemplo, son cada vez más atractivos. Esto está llevando a que muchas empresas estén trabajando directamente a pérdida. Es un problema realmente serio el de la competitividad".

Respecto del auge del Malbec y los rumores que desde hace tiempo hablan de un stock juntando polvo en depósitos de EE.UU., el enólogo aseguró que "por ahora el Malbec se vende bien. El mayor problema sería ver que se venda Malbec que en realidad no lo es. Lo que más me preocupa es que el país caiga en calidad, más que en volúmenes".


Fuente: J.D.W. - iProfesional.


OPINÁ SOBRE ESTA NOTICIA

SELECCIONES ESPECIALES