De la finca a la botella: cómo es la "ruta de las burbujas" del Chandon Délice. Noticias de vinos y bebidas. espaciovino - Vinoteca online
40% OFF en vinos seleccionados. Hacé click acá y miralos.
TU PEDIDO
¿Ayuda? Llamanos al 5352-8466 (VINO)

DE LA FINCA A LA BOTELLA: CÓMO ES LA "RUTA DE LAS BURBUJAS" DEL CHANDON DÉLICE

De la finca a la botella: cómo es la "ruta de las burbujas" del Chandon Délice
Tiempo de lectura:
6 minutos

Compartir

04/05/2012
Vinos & Bodegas viajó a Mendoza, donde expertos de la bodega explicaron los detalles de la elaboración de un espumante que busca "sacudir" el mercado.

Hielo, cáscaras de naranja, gajos de pomelo, vasos... son elementos que, hasta hace muy poco, jamás se hubiesen relacionado con el mundo de los espumantes.

Pero entonces llegó Chandon y cambió un poco los preceptos sobre el significado de las burbujas y los dictámenes sobre el "correcto beber".

La botella, que mezcla vivos colores celestes con franjas anaranjadas fluorecentes llama la atención. Y también el producto, que no es un espumante dulce, ni un tardío... es una propuesta diferente que viene a sacudir un poco un negocio todavía bastante estructurado.

En concreto, el Délice es un espumante cuya columna vertebral está constituida por dos uvas clásicas a la hora de crear burbujas: Chardonnay y Pinot Noir.

Sin embargo, en su composición agrega en dosis "casi homeopáticas" (10%) dos variedades no tan comunes para los consumidores de este lado del Nuevo Mundo a la hora de pensar en espumantes: Semillón y Petit Manseng. Y, lo que es más importante, cosechadas tardíamente.

Y este pequeño aporte es el que marca la diferencia de las propuestas tradicionales: en nariz, si bien está presente la levadura, despuntan leves aromas tropicales que anticipan lo que luego sucederá en el paladar: una agradable untuosidad, con notas de banana y miel que se van desprendiendo de la mano de la frescura que aportan las burbujas, sumado a cierto touch cítrico.

Si bien no es un espumante empalagoso, para evitar que esa untuosidad derive en una sensación cansadora en boca, desde la bodega consideran fundamental agregarle hielo.

De hecho, en cada botella "adoctrinan" a los consumidores con una resumida guía, que suma algunos tips para vivir la "experiencia Délice".

Esto implica que no es un elemento clave analizar la calidad de las burbujas y cómo ascienden por la copa. A olvidarse de los manuales: este espumante puede ser servido en vasos -desde los más sofisticados y aptos para coctelería, hasta los más comunes- e incluso en copas de vino tinto. Lo importante es que se vaya diluyendo de manera gradual y así garantizar un paso fresco y ágil al paladar.

Otro punto clave es que tampoco es un producto concebido para acompañar un plato de comida. Está pensado principalmente para ser bebido de manera descontracturada, por qué no al costado de una pileta -si bien ahora está comenzando a arreciar el frío-.

Para ello, desde la compañía apuestan a imprimirle un giro muy sutil de coctelería, sugiriendo la incorporación de gajos de pomelo, cáscaras de naranja, hojas de albahaca o rodajas de pepino.


Pero la historia tiene un principio. Y ese inicio está en las mismas fincas de donde provienen las uvas que utiliza Chandon para la elaboración del Délice.

Para ello, Vinos & Bodegas fue invitado a viajar a Mendoza para conocer a fondo "la ruta de las burbujas" para dar a luz este original producto.

En este contexto, el press tour comenzó en una finca ubicada en Cerrillos de La Arboleda, en el Valle de Uco. Allí, la bodega trabaja cinco hectáreas con la variedad que le aportará los delicados aromas cítricos a este espumante: la uva Semillón, que es cosechada tardíamente.

De pie frente al viñedo, Onofre Arcos, enólogo de Chandon, explicó que "no fue una decisión fácil porque esta variedad es muy complicada de trabajar de manera tardía. Pero es clave para lograr el producto final, ya que la potencialidad de la fruta es un aporte fundamental para el Délice".

A menos de 100 kilómetros al sur de este viñedo, en San Carlos, Chandon trabaja la Petit Manseng, una uva que le da el "nervio" al Délice, de la mano de notas tropicales y una dulzura muy marcada.

En este contexto, Herve Birnie-Scott, director de bodegas de Moët Hennessy Argentina, explicó que "el Semillón aporta la delicadeza, con un buen equilibrio de acidez natural, en tanto que la Petit Manseng otorga potencia".

Luego, el grupo partió hacia la finca Caicayén, en Tupungato, ubicada a casi 1.300 metros sobre el nivel del mar y de donde proceden las uvas Chardonnay y Pinot Noir, la columna vertebral del Délice.

Allí, Birnie-Scott explicó que "este vino base de alta calidad, más el componente tardío, nos permitió encontrar la fórmula ideal y el equilibrio que buscábamos", para luego agregar que "el resultado final se logra con el aporte del hielo, que es fundamental, porque si no este espumante puede llegar a cansar a la segunda o tercera copa".

A la hora del relax, en diálogo con Vinos & Bodegas, Fernando Gouiran, director de comunicaciones de Chandon, explicó que "hace cinco años, el 80% del consumo de espumantes se concentraba en sólo dos meses. Hoy, la proporción es del 40%. Hubo cambios, pero todavía queda mucho trabajo por delante".

"Con Délice lo que nos propusimos fue justamente dejar en claro que no se necesita una ocasión especial para abrir una botella. Tampoco creemos que es un producto exclusivo para el verano. Lo asociamos más con los atardeceres y la noche, para disfrutar entre amigos en cualquier situación", destacó el directivo.

Si bien como parte de la campaña Chandon obsequió a sommeliers y a la prensa especializada un set de copas especiales de boca ancha -como las que se suelen utilizar para servir el tradicional Sauternes francés-, el objetivo de la compañía es que el producto sea completamente funcional.

La idea, aseguró Gouiran, "era tratar de no ser muy rebuscados al idear los tragos. Una cascarita de naranja, servido de manera simple, en un vaso o en una copa de vino... todo está permitido. La idea es tomarlo de manera descontracturada".

De cara al futuro, el directivo confió que "se viene un trabajo arduo y va a ser uno de los focos importantes para la compañía durante el resto del año, porque la gente está acostumbrada a tomar espumantes de la manera tradicional y nosotros estamos tratando de cambiar esa concepción tan rígida".


Fuente: Juan Diego Wasilevsky - iProfesional.


OPINÁ SOBRE ESTA NOTICIA


Selecciones especiales