De clásico a vino de moda: ¿Por qué todo el mundo ahora quiere tomar Pinot Noir?. Noticias de vinos y bebidas. espaciovino - Vinoteca online
20% OFF en whiskys y destilados seleccionados. Hacé click acá.
TU PEDIDO
¿Ayuda? Llamanos al 5352-8466 (VINO)

DE CLÁSICO A VINO DE MODA: ¿POR QUÉ TODO EL MUNDO AHORA QUIERE TOMAR PINOT NOIR?

De clásico a vino de moda: ¿Por qué todo el mundo ahora quiere tomar Pinot Noir?
Tiempo de lectura:
6 minutos

Compartir

01/09/2022
De Chubut a Salta, pasando por Mendoza, algunos de los mejores Pinot Noir de la Argentina

Variedad en auge en todo el mundo, su consumo en Argentina creció más de 160% en los últimos 10 años

A todos los argentinos nos gusta el Malbec, los números no dejan espacio de duda al respecto. Sin embargo, a la hora de hacernos los lindos, de darnos un gustito o de querer dar ese paso necesario en camino a lo que algunos llaman “aprender a tomar vino en serio”, cada vez son más los que cruzan sus destinos con una copa de Pinot Noir.

El mejor paso posible, aseguran quienes son fanáticos de este clásico de clásicos que tiene como cuna noble las tierras de la Borgoña, en Francia, donde se encuentran viñedos icónicos como el de Romanée Conti de donde surgen botellas que se venden a un precio promedio de 2500 dólares. En la Argentina -una vez más- tenemos que darle gracias a Domingo Faustino Sarmiento, que fue quién alentó la llegada al país en 1853 de las “variedades nobles francesas”: Malbec, Cabernet Sauvignon y, también, Pinot Noir.

Según estadísticas del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), en la última década la venta de vinos Pinot Noir aumentó un 161,4% en la Argentina; además, en ese periodo (2010-2021) la superficie cultivada con esta variedad creció un 10,8%. Parecen cifras grandes, pero aun así el Pinot Noir no deja de ser una fracción muy pequeña del vino argentino: aunque se encuentra dentro de las 20 variedades más plantadas, las 1996 hectáreas cultivadas solo representa el 0,9% del total país, la nada misma al lado del Malbec con sus 46.366 héctareas.

Pero, ¿por qué cada vez se toma más Pinot Noir? “Hay muchísimas razones por las que esta variedad conquista paladares -y corazones- en todo el mundo, y su crecimiento es absolutamente lógico”, responde Andrés Rosberg, ex presidente de la Asociación de la Sommellerie Internacional (ASI). Y agrega: “En primer lugar, su versatilidad le permite ser protagonista de los más grandes vinos espumosos del mundo y de vinos tranquilos blancos, rosados y tintos”.

“En sus versiones más simples, resulta perfecto para la producción de vinos de sed, fáciles de beber, dúctiles, frescos, plenos de notas frutales, fantásticos para iniciar legos o acompañar a consumidores más propensos al disfrute que a la intelectualización de lo que sirven en sus copas. Finalmente, en sus versiones más logradas, el Pinot Noir se destaca por su capacidad para expresar el terruño del que proviene, por la complejidad y elegancia que derivan de una estructura más dependiente de la acidez que de los taninos, y por su alta intensidad de aromas y sabores”.

El Pinot Noir siempre te espera

En cuanto al aspiracional que representa el Pinot Noir para todo consumidor avezado, este responde a varios factores, explica Alejandro Iglesias, sommelier del club de vinos Bonvivir: “Es la variedad más desafiante y que al demandar tanto foco y perfección en su elaboración hace que los consumidores entiendan que siempre se van a tratar de grandes vinos. Por otro lado está la reputación de que los vinos más caros y más escasos del mundo se hacen con Pinot Noir de la Borgoña, y la reputación de ser una cepa intelectual que desafía el paladar y que exige conocer”.

“Y así como se dice que el tango siempre te espera, algo parecido sucede con el Pinot Noir -agrega-. Cuando una persona se inicia en el vino busca vinos que la impacten, que sean potentes, pero con el tiempo uno va entendiendo que es otra cosa lo que hace que un vino sea un gran vino. Esa cuestión de equilibrio, de delicadeza, de elegancia, pero sin perder carácter, bueno, esa es la descripción de un gran Pinot Noir”.

10 etiquetas para enamorarse del Pinot

Para los que quieran iniciarse en el camino del Pinot, acá va una lista de diez vinos de impecable factura, con perfiles diferentes y precios también diferentes (están ordenados de menor a mayor).

Padrillos Pinot Noir 2020 (Finca de los Padrillos)
Este tinto se encolumna en los “vinos de sed”, ideal para adentrarse en la paleta frutal de esta variedad. Fácil de encontrar en restaurantes, es de una versatilidad increíble: va con todo ($1610)

Luigi Bosca Pinot Noir 2021 (Bodega Luigi Bosca)
Impecable relación precio-calidad en este Pinot de Valle de Uco (Mendoza), que combina fruta negra con notas especiadas y terrosas que suman complejidad, pero sin dejar de ser vino para beber sin pensar ($1970)

Trapiche Costa & Pampa Pinot Noir 2021 (Trapiche Costa & Pampa)
Con este tinto empezamos a adentrarnos en los Pinot que cuentan un terruño, en este caso el paisaje marítimo de Chapadmalal, en un vino delicado y complejo, con un toque salino delicioso ($3023)

45 Rugientes Pinot Noir Rosé 2020 (Bodega Otronia)
Esto es un spoiler, porque el vino está por salir. Viene de Sarmiento, al sur de Chubut, y se destaca por su expresividad y su frescura, y regala aromas de rosas e hibiscus (precio a definir, pero seguramente rondará los $4200)

Rutini Pinot Noir 2019 (Rutini Wines)
Una de las etiquetas clásicas del Pinot de alta gama argentino, su gran complejidad combina las notas de fruta roja con el tabaco que aporta la crianza y con notas terrosas características de la variedad. Con este empezamos con los Pinot de guarda ($4950)

Pequeñas Producciones Pinot Noir 2021 (Escorihuela Gascón)
Otro clásico, pero cada vez más moderno: más fresco, con menos peso de la crianza, más elegante ($5500)

Colomé Altura Máxima Pinot Noir 2021 (Bodega Colomé)
Un recién llegado que cuenta cómo es el Pinot que se cultiva a 3111 metros de altura en Payogasta (Salta). ¿Y cómo es? Casi etéreo pero con mucha textura, súper fresco y características notas de fruta roja y piso forestal ($5500)

Primus Pinot Noir 2019 (Bodega Salentein)
Paradigma de sutilezas y de capas, un vino complejo a más no poder y con un enorme potencial de guarda ($8700)

XV Gran Pinot Noir 2018 (Bodega Pulenta Estate)
Suave, delicado y con una estructura perfecta; tiene un costado floral que suma personalidad al Pinot ($12.000)

Domaine Nico Le Paradis Pinot Noir 2017 (Domaine Nico)
Para Laura Catena el Pinot Noir es cosa personal y Domaine Nico es su proyecto en busca de los mejores terruños para esta cepa. Le Paradis es un vino que expresa un lugar único ($52.380)

Fuente: Sebastián A. Ríos - La Nación

OPINÁ SOBRE ESTA NOTICIA


Selecciones especiales