Valle de Uco: el nuevo hot spot del vino argentino. Noticias de vinos y bebidas. espaciovino - Vinoteca online
TU PEDIDO
¿Ayuda? Llamános al 5352-8466 (VINO)

VALLE DE UCO: EL NUEVO HOT SPOT DEL VINO ARGENTINO

Valle de Uco: el nuevo hot spot del vino argentino
Tiempo de lectura:
8 minutos

08/07/2011
En Mendoza, en un páramo desierto 15 años atrás, hoy se elaboran algunos de los vinos más notorios del país. No hay bodega ni inversor que no busque una finca en esta región.

Cuando en 1996 el bodeguero español José Manuel Ortega mostraba el terreno donde construiría O. Fournier, su futurista bodega, pocos creían que sobre ese páramo pegado a los cerros nevados de los Andes se gestaba el futuro del vino argentino.

Ortega hablaba de arquitectura monumental -las revistas de entonces incluso publicaron algunos planos para darle crédito-, de elevar la altura de los viñedos y de llevar el Valle de Uco a la cima del vino mundial. Una idea alocada en una época en la que las bodegas de Mendoza no se alejaban de Maipú y Luján de Cuyo, en los alrededores de la capital.

Como Ortega, también otros inversores extranjeros habían descubierto aquel diamante en bruto, 100 kilómetros al sur de Mendoza ciudad: Salentein, Andeluna, François Lurton y las bodegas del Clos de los Siete, por mencionar algunas de las grandes casas que echaron raíces en el Alto Valle, donde en aquella época ni siquiera había rutas transitables.

Una década y media después, el Valle de Uco es una realidad concreta con proyección internacional. Sus tintos concentrados y potentes calzaron como guante con el estilo que la demanda mundial reclamaba y pronto lograron el reconocimiento de medios internacionales que les otorgaron altos puntajes, como el Achával Ferrer Bella Vista 2008, 100% Malbec de Uco, que logró 98 puntos Parker.

Todo esto atrajo a nuevos interesados, muchos de ellos encumbradas bodegas locales, que buscaron fincas en la zona: Zuccardi, La Rural -pronto inaugurará su bodega-, Catena y Chandon Argentina, que es propietaria de Cepas del Plata, el viñedo más alto de Mendoza, a 1557 metros, donde plantó exclusivamente las mejores cepas de Chardonnay y Pinot Noir para vinos espumantes.

En estos años además de aumentar la superficie cultivada hasta alcanzar unas 13.000 hectáreas, la tierra se valorizó -pasó de valer menos de mil dólares la hectárea inculta hasta alcanzar los 6.000, mientras que plantada asciende a unos 30.000-, y lo que hasta entonces había sido un páramo, rápidamente se convirtió en la zona más caliente del vino argentino.

Y TODO GRACIAS A UNA MANGUERA

Nada de todo esto hubiera sido posible sin una tecnología que cambió la viticultura para siempre: el riego por goteo. Parece una tontera que una simple manguera de plástico haya sido la llave de este nuevo mundo. Pero la realidad es que, hasta que no se importaron los primeros equipos de riego presurizado, las tierras altas del Valle de Uco eran incultivables. Básicamente, porque nivelar el suelo y plantar era tan costoso que hacía inviable cualquier inversión.

Hoy, la zona alta del Valle está completamente regada con goteo. Y cada año las plantaciones de vid van más alto, hacia el pedemonte virgen. Si el promedio histórico indicaba que estaban a unos 850 metros sobre el nivel del mar, hoy las plantaciones de Pinot Noir y Chardonnay para base espumante trepan hasta los 1500 metros en los distritos de Gualtallary, San Pablo, Vista Flores o el Peral. Y "más alto", en el lenguaje del vino, significa una temperatura en promedio más fría y una madurez más pareja de los frutos. ¿Qué quiere decir todo esto? Que los blancos son más filosos y los tintos tienen estructura y expresión frutal.

Por eso algunas uvas blancas que dan vinos erráticos en otras regiones, como Sauvignon Blanc o Chardonnay, encontraron en el Valle una nueva y decisiva expresión para el mercado. Y las tintas, con el Malbec a la cabeza, consiguieron un cuerpo y una concentración hasta entonces desconocidos en nuestro país. Prueba de ello es el éxito de vinos como Urban Uco, Portillo, Andeluna, Piedra Negra o Lindaflor.

NO HAY QUE TEMERLE AL UCO

En estos años la fama del Valle creció y se consolidó hasta alcanzar el podio de las regiones top del país, junto con Luján de Cuyo y Cafayate. Cuando decidieron instalarse allí donde no había nada, las bodegas buscaron refrendar una condición climática con construcciones atípicas. Y así hoy la región es un hot spot tanto por sus vinos, como por su atractivo turístico. Estas son algunas de las casas y botellas que debés conocer.

ANDELUNA VER FICHA BODEGA AQUÍ.

Construida en 2003 y propiedad del millonario norteamericano Ward Lay, es una bodega de ladrillo a la vista, con una curiosa fachada que domina la vista de los viñedos. Tiene un coqueto restaurante con un menú fijo de seis pasos. Sólo con reserva. Ruta 89 km 11, Gualtallary, Tupungato / T. (0261) 429-9299. Vinos recomendados: Andeluna Merlot 2009 ($46), frutal y de cuerpo medio, y Andeluna Chardonnay Reserve 2008 ($60), gran blanco de rica acidez.

SALENTEIN VER FICHA BODEGA AQUÍ.

Muy preparada para el turismo, esta bodega de capitales holandeses y arquitectura monumental ?se destaca su sala de barricas- parece de otro planeta. Fue construida en 1998, cuenta con una posada enclavada en los viñedos y, desde hace dos años, también con el centro cultural Killka, que alberga un museo de arte contemporáneo y un gran restaurante con vista a la montaña. Ruta 89 s/n, Tunuyán / T. (02622) 429-500. Vinos recomendados: Salentein Pinot Noir 2009 ($60), suelto y aromático, y Salentein Chardonnay 2009 ($60), mineral y refrescante.

FRANÇOISE LURTON VER FICHA BODEGA AQUÍ.

Una de las pioneras en la región. Los hermanos Jacques y François Lurton, bodegueros franceses de renombre, se instalaron en 1997 y construyeron una linda bodega de estilo simple y modular, que actualmente pertenece sólo al segundo. Desde su entrada se tiene una de las vistas más extensas del valle. Ruta 94 s/n, Vistaflores / T. (0261) 441-1172. Vinos recomendados: Lurton Pinot Gris 2010 ($25), muy aromático y refrescante, y Gran Lurton Corte Argentino 2008 ($85), tinto profundo y jugoso al mismo tiempo.

MONTEVIEJO VER FICHA BODEGA AQUÍ.

Forma parte del proyecto Clos de los Siete, al igual que Flecha de los Andes, Cuvelier Los Andes y Diamantes. Data de 2002 y pertenece a Catherin Pere Vergé, dueña de cuatro famosos châteaux en Pomerol, Francia. Semeja una cuña enterrada y desde la calle de acceso verás trepar los viñedos hasta la terraza del edificio. Vinos recomendados: Festivo Malbec 2009 ($35), aromático y frutal, y Lindaflor La Violeta Malbec 2007 ($315), concentrado e impactante como su precio.

FLECHAS DE LOS ANDES VER FICHA BODEGA AQUÍ.

De concreto y madera decorada absolutamente con formas de flechas. El motivo de tanta obsesión puntiaguda son sus propietarios. Benjamín de Rothschild homenajeó el escudo representativo de su clan familiar (que contiene cinco flechas) y Laurent Dassault, la fortuna que hizo con la construcción de aviones con ala en flecha. Vinos recomendados: Punta de Flechas Malbec 2009 ($45), frutado y de cuerpo medio, y Flechas de los Andes Gran Malbec 2007 ($75), concentrado y a la vez con paso suelto.

CUVELIER LOS ANDES VER FICHA BODEGA AQUÍ.

Propiedad de la familia bordelés Cuvelier, que está en el negocio del vino desde 1804. Inaugurada a fines de 2007, combina una arquitectura simple en una suerte de château criollo. Vinos recomendados: CLA Colección 2008 ($95) y CLA Malbec 2009 ($86), ambos potentes y estructurados.

DIAMANDES VER FICHA BODEGA AQUÍ.

Abrió sus puertas a fines de 2010. Su dueño es un industrial francés. Tiene un edificio muy vistoso, construido en concreto e inspirado en las facetas de los diamantes. Cuenta con un lindo wine bar para hacer un alto en el camino. Vinos Recomendados: L'Argentine de Malartic 2009 ($38), rosado de Malbec frutado y refrescante, y DiamAndes de Uco 2008 ($150), frutal, intenso y concentrado.

ANTUCURA

Antes que por su bodega, muy chiquita, esta casa es conocida por su posada. elegante, lujosa y con una nutrida biblioteca que cubre de piso a techo las dos platas del hall central. Barrandica s/n, Vista Flores / T. (0261) 425-5324. Vinos recomendados: Barrandica Pinot Noir 2009 ($62), elegante y frutado, y Antucurá Blend 2006 ($110), de estilo bordolés, complejo y algo apretado al paso.

O. FOURNIER VER FICHA BODEGA AQUÍ.

Combina una arquitectura de avanzada ?es ineludible no imaginar el Enterprise, la nave de Viaje a las Estrellas, recién aterrizada- con un interior elegantemente frío, íntegramente construido en concreto. Tiene un lindo restaurante, abierto todos los días. Sólo con reserva previa. Calle Los Indios s/n, La Consulta / T. (0261) (15) 467-1021. Vinos recomendados: Urban Uco 2009 ($40), tinto suelto y refrescante, y BCrux Blend 2006 ($150), complejo y estructurado.

FINCA LA CELIA VER FICHA BODEGA AQUÍ.

Representa la vieja guarda vitivinícola en la región. Fundada a fines del siglo XIX, bajo sus techos añosos conviven la nueva enología con algunas Piletas antiquísimas. Fue aggiornada por Viña San Pedro, su actual propietaria, de capitales chilenos. En el mismo predio funciona Posada La Celia, donde se puede comer con reserva previa. Av. Cir. Celia Bustos de Quiroga 374, Eugenio Bustos / T. (2622) 45 1010. Vinos Recomendados: Finca La Celia Malbec 2008 ($68), bien frutado y con cuerpo, y Finca La Celia Heritage Cabernet Fran 2006 ($128), fragante y con gran final de boca.

Fuente: Joaquín Hidalgo - Planeta Joy.


OPINÁ SOBRE ESTA NOTICIA

SELECCIONES ESPECIALES