Tres generosas recetas para hacer con vinos generosos. Noticias de vinos y bebidas. espaciovino - Vinoteca online
TU PEDIDO
¿Ayuda? Llamános al 5352-8466 (VINO)

TRES GENEROSAS RECETAS PARA HACER CON VINOS GENEROSOS

Tres generosas recetas para hacer con vinos generosos
Tiempo de lectura:
5 minutos

04/09/2014
A la hora de renovar los sabores, los ingredientes más curiosos son la clave. En esta nota, te recomiendo tres vinos generosos para darle un toque gourmet a tus comidas.

A los que nos gusta cocinar nos seducen los ingredientes que logran darle distinción a un plato. Y así como están los Garam Masala o el cardamomo, también los vinos raros sirven para ello. Con el agregado, hay que decir, que incluso suelen ser menos frecuentes en la cocina que ciertas especias o hierbas exóticas.

Así, a la hora de ponerle un toque a unos langostinos o saborizar unas papas, un oporto, jerez o un simple vino blanco son ingredientes superiores. El truco está en la calidad del vino y en la cantidad usada.

En mis últimas incursiones culinarias -insisto, no cocino nada que demande más de 40 minutos como expliqué aquí- probé algunos usos novedosos para mi de estos vinos. Así que ya sabés, si tenés que hacer un plato rico y que no lo hagan en casas de conocidos, agendate alguna de estas tres recetas y después pasale el trapo a tus invitados.

Pinchos de langostinos y cous cous con vino tipo Jerez

Ahora que vienen los días más cálidos, los langostinos son una opción perfecta para hacer un sábado o domingo al mediodía, cuando tengas ganas de darte un gusto. Esta receta la hizo Pablo Massey para Bodegas Crotta y la podés ver completa en este video. Sin embargo, a mi me gustó más una variante apenas más sencilla. Cocé el cous cous en agua hirviendo -con el fuego apagado- donde pusiste un chorro de oliva, y lo dejás reposar; 5 minutos más tarde, le agregás un dado de manteca y mezclás para que no se apelmace. Entre tanto, cortá un trozo de morrón rojo y otro verde y media cebolla morada o de verdeo, todo en brunoise, y se lo agregás al cous cous cuando esté frío. En una sartén con oliva, ponés los langostinos crudos -acordate de sacarles el filamento negro del lomo-, sal a gusto y los cocés apenas un minuto, minuto y medio para que no se sequen. Justo antes de sacarlos, agregá un chorro de Jerez o bien un blanco fresco y lo dejás medio minuto más. Ya están. Servilos montados sobre el cous cous.

Cebollas y ajos caramelizados con oporto y oliva

Cuando recibís gente a comer en casa y querés lucir tu mesa, estos dos dips sencillos sirven para darle relieve a cualquier entrante, sea con una picada o a una rica y simple burrata. Partís poniendo debajo de la hornalla -para eso hay que sacarla- una hoja papel aluminio, así las cenizas o el jugo de las cebollas no te mancha el horno. Luego ponés dos cebollas sobre el fuego, junto con una cabeza de ajo. Este último estará listo cuando se halla quemado completamente el disco de abajo, mientras que las cebollas estarán cuando al pincharlas el tenedor se hunda fácilmente. Esperás a que se enfríen y luego pelás todo. Del ajo, descartás el costado quemado de cada diente -veras que se desprende fácil-, de las cebollas la piel completa y el corazón lo cortás en cuatro. Luego los poné en bowls separados con sal entrefina a gusto; al ajo nada más le ponés oliva, mientras que a las cebollas un buen chorro oporto -de los ancionales, por ejemplo el de Crotta- y uno idéntico de oliva. Si le llegara a faltar acidez, sumale un chorrito de vinagre de manzana o de vino. Los servís así y verás que a tus invitados les encanta.

La guarnición ideal, papas al jerez

Cuando hacés una colita de cuadril al horno, por ejemplo, la guarnición típica son unas papas cocidas ídem. La próxima esmerate y probá esta receta simple para las papas -me inspiré en esta versión- en donde el Jerez le da un fino aroma y la dosis justa de frescura para sumarle nervio. Cortá 2 o 3 papas en láminas y montalas sobre una asadera formando capas. Luego, las rociás con un cuarto de taza de jerez seco -aquí podrás probar el de López- y al cabo las cubrís con un cuarto de taza de manteca derretida previamente en el microondas si te da pereza hacerlo en la hornalla. Metelas al horno junto con la carne y estarán listas para cuando la colita de cuadril esté bien jugosa. Servilas como guarnición, idealmente montada en láminas si no se desarman al sacarlas, y rociales unas hojitas de tomillo para un plus gourmet.


Fuente: Joaquín Hidalgo - Planeta Joy.

OPINÁ SOBRE ESTA NOTICIA

SELECCIONES ESPECIALES