Redescubriendo el Torrontés, de la mano de las sutilezas y la magia de Cafayate. Noticias de vinos y bebidas. espaciovino - Vinoteca online
WINE SALE - 35% OFF en vinos y espumantes seleccionados. Hacé click acá.
TU PEDIDO
¿Ayuda? Llamanos al 5352-8466 (VINO)

REDESCUBRIENDO EL TORRONTÉS, DE LA MANO DE LAS SUTILEZAS Y LA MAGIA DE CAFAYATE

Redescubriendo el Torrontés, de la mano de las sutilezas y la magia de Cafayate
Tiempo de lectura:
5 minutos

Compartir

24/10/2014
Dolores Lavaque de Velasco, directora de la consultora Stg, analiza el largo camino de esta cepa, desde que era una variedad rústica hasta la actualidad.

Cafayate y su cepa emblemática, el Torrontés, son un ejemplo de cómo la belleza y las condiciones naturales pueden ser un magnífico comienzo para lograr la exquisitez.

Un comienzo seguramente necesario, pero que exige tiempo, dedicación, del cuidado experto y de la creatividad para ir tomando distancia de la rusticidad y lograr resultados que pueden seducir hasta a los más exigentes.

Cafayate ha recorrido un interesante camino que hoy la posicionan como un centro vitivinícola de especial atractivo y con enorme potencial para seguir conquistando paladares y visitantes.

Algunos datos nos ilustran de lo mucho hecho desde la década del '80, cuando el consumidor encontraba en el Torrontés una variedad muy aromática pero rústica que hoy ofrece variedad, personalidad y tipicidad, y del potencial enorme que aún resta recorrer y sumar.

De acuerdo al estudio Radiografía del Consumidor Argentino de Vinos (septiembre 2014), realizado por Consultora Stg, sabemos que de cada 10 botellas de vino de alta gama, el consumidor nacional toma 1,2 botellas de vino blanco y 4,5 de tinto, y sobre ese total, un 49% prefiere la cepa Chardonnay, secundada por un 41% de quienes se inclinan por el Torrontés... nada mal, pero con mucho por hacer hacia adelante.

Más aun si consideramos que Cafayate representa tan sólo el 1% de la producción nacional y el 3% de las exportaciones, lo que nos habla de un perfil muy internacional de la región y sus vinos, y del peso relativo que ha ido ganando en cuanto a reconocimiento, pese a que en términos de producción y consumo es muchísimo lo que aún se puede construir.

Así las cosas, las bodegas salteñas se han unido para volver a realizar -luego de algunos años en los que no había sido celebrado- un homenaje a su cepa insignia, con la Semana del Torrontés de Altura, que se llevó a cabo entre el 8 y 13 de octubre pasados, con la idea de instalarla definitivamente como festividad anual del calendario vitivinícola, y hacerla crecer.

En esta oportunidad durante el fin de semana largo los participantes disfrutaron de degustaciones temáticas, catas a ciegas que se llevaron a cabo en las diferentes bodegas, y espectáculos de folklore latinoamericano, jazz y bossa nova.

Además, periodistas y medios nacionales y provinciales fueron invitados para cubrir el acontecimiento y dar así visibilidad al acontecimiento a nivel nacional.

La ocupación hotelera es un buen indicador del éxito de la iniciativa: llegó a nada menos que el 91%, y los hoteles ofrecieron a sus huéspedes copas de vino Torrontés de bienvenida, en tanto que los restaurantes sumaron a sus cartas platos especialmente elaborados.

También se celebró en el Museo de la Vid y el Vino, donde cientos de personas disfrutaron de la actuación del Ballet Folkórico de la Provincia, entre otras expresiones artísticas, y se realizaron diferentes degustaciones y un merecido homenaje a Jorge Riccitelli, quien fue enólogo de Bodega Etchart, y elegido en el 2012 el mejor enólogo del mundo por la revista Wine Enthusiast.

Las bodegas participantes fueron Domingo Hermanos, Finca Quara, Peña Veyrat Durbex, Piatelli, Nanni, Vasija Secreta, El Esteco, San Pedro de Yacochuya, Finca Las Nubes, Tukma, El Porvenir y Tierra Colorada, y los hoteles Asturias, Patios de Cafayate, Viñas de Cafayate, Los Ceibos, Killa, Alta La Luna, Gran Real, Los Toneles, Portal del Santo, La Casa de la Bodega, Ruta 40, Munay, hotel Emperador, Las Guardas y Cerro de La Cruz.

Sugestivamente Cafayate significa "pueblo que lo tiene todo". Así nos lo transmitió José Luis Mounier, enólogo de Finca Quara y de Finca Las Nubes y referente inevitable si hablamos de los vinos de altura: "Hablar de Cafayate es hablar de un lugar en el mundo, ya que quienes lo conocen difícilmente se olviden. Cafayate no escapa a la magia de los hermosos lugares vitivinícolas del viejo y nuevo mundo, ya que dispone de excelentes paisajes, clima, artesanías, gastronomía típica regional, música folklórica de prestigio mundial, personajes del lugar y vinos típicos y especiales que siempre dan que hablar, sin olvidar a los hombres que trabajan en esta actividad con mucha pasión, orgullo y amor por el terruño".

"Nos encontramos con abundante sol todo el año, escasas lluvias, altura, suelo y agua de muy buena calidad vitícola, gran amplitud térmica, microclima ideal para el cultivo de la vid, amplio período libre de heladas y sutilezas que no se pueden medir, pero están presentes y le otorgan a este lugar una magia especial", destacó Mounier.

Hay que avanzar. El Torrontés y Cafayate son buenos ejemplos de que las condiciones naturales, combinadas con creatividad y esfuerzo, pueden dar los mejores frutos. Hoy tenemos una gran oportunidad, ya que no hay Torrontés como el de Cafayate, y no hay blanco argentino como el Torrontés.


Fuente: Dolores Lavaque de Velasco, directora de Consultora Stg - iProfesional.

OPINÁ SOBRE ESTA NOTICIA


Selecciones especiales