Vinos de autor para seguirles el rastro: por qué tenés que descubrir Lui Wines. Noticias de vinos y bebidas. espaciovino - Vinoteca online
TU PEDIDO
¿Ayuda? Llamános al 5352-8466 (VINO)

VINOS DE AUTOR PARA SEGUIRLES EL RASTRO: POR QUÉ TENÉS QUE DESCUBRIR LUI WINES

Vinos de autor para seguirles el rastro: por qué tenés que descubrir Lui Wines
Tiempo de lectura:
5 minutos

28/06/2018
Mauricio Vegetti es uno de los enólogos que más ruido viene haciendo en la industria. A partir de un proyecto personal, ofrece vinos de alto vuelo

A fines de 2017, en el marco del ciclo "Los enólogos eligen", organizado por iProfesional, numerosos referentes de la vitivinicultura nacional tuvieron que votar a quien consideraban el profesional más destacado del año.

Y algunos de ellos, como Bernardo Bossi Bonilla, de Vinos del Potrero; Adrián Manchón, de Cuvelier Los Andes y Héctor Renna, de Bodega Goyenechea, votaron por Mauricio Vegetti, quien comanda las riendas de Gauchezco Wines y que también tiene su proyecto personal: Lui Wines.

Trata de escaparle a los flashes y al ajetreo de la Ciudad de Buenos Aires. Asegura que antes de estar atascado en el tránsito, prefiere comer un buen asado en Mendoza, su lugar en el mundo, y si hay que sacarse fotos, entonces lo hace con su uniforme oficial: en bermudas.

Si bien es joven para el promedio de la industria, ya tiene un largo currículum por detrás. Hizo sus primeras armas en grandes bodegas (estuvo en Grupo Peñaflor y Nieto Senetiner) y luego ganó experiencia en la consultora de Alberto Antonini. Pero ya en 2007, de la mano de un inversor estadounidense, empezó de cero en un proyecto en el que hoy continúa: Gauchezco Wines.

Allí, pasó de elaborar un par de etiquetas de estilo clásico para el mercado americano a contar con más de 15 referencias, en los que en general se nota una paulatina búsqueda hacia vinos más frescos y expresivos.

Si bien continúa firme como enólogo de Gauchezco, hace unos años dio el gran paso al lanzar su proyecto propio: Lui Wines.

En diálogo con Vinos & Bodegas, Vegetti, o "el Japo", afirma que lo más atrapante de hacer sus propios vinos es que "son como mini capítulos de tu vida encerrados en una botella, con principio y final. Eso es lo que te atrapa y te empuja a querer hacer más y cosas distintas, explorar nuevos viñedos, terroirs y parcelas. Y querer mejorar año tras año. Es como tener una revancha cada 12 meses".

"Creo que hacer mi vino propio después de 12 años ha sido el mejor videojuego de mi vida. Es un proceso interminable y no puedo dejar de jugarlo", agrega.

En la actualidad está produciendo unas 80.000 botellas por vendimia, entre espumantes método charmat y tradicional y vinos tranquilos.

"La verdad que siempre pensé en hacer pocas botellas, pero cada día que pasa hago más. Nunca pensé en estabilizarme en un volumen siempre y cuando tenga la calidad para hacer un buen producto", apunta.

Entre las ventajas de tener una marca propia y decidir por sí solo la suerte de un proyecto, Vegetti afirma que "lo mejor es no estar 100% atado a un concepto comercial corporativo, pudiendo crear sin protocolos ni recetas".

¿Y las desventajas? No duda en responder: "Obviamente la parte económica, que es lo que limita las posibilidades de generar y hacer nuevos productos o tener una bodega propia", algo que, confiesa, le "encantaría".

Si bien hoy este enólogo joven viene incrementando la producción año a año y no para de recibir buenas críticas, asegura que muchas veces estuvo al borde de abandonar el proyecto.

Pero no desistió: "Lo que siempre me sacó adelante es el apoyo de mi esposa Laura, y saber que el mejor aprendizaje para mis hijas es ver que en la vida nada viene solo; todo hay que quererlo y trabajar por ello con pasión", apunta.

Entre las mejoras cosas que le han sucedido desde que está al frente de su proyecto, Vegetti asegura que se emocionó cuando, en algunas degustaciones a ciegas, varios colegas eligieron vinos elaborados por él.

También menciona como una confirmación de que estaba en un buen camino cuando Horario, un gran amigo, le dijo en unas vacaciones fuera de Mendoza que, cuando estaba probando uno de sus vinos, era como sentirse en casa.

Vinos para conocer su proyecto

Vinos & Bodegas iProfesional te recomienda tres vinos tintos de su autoría para entender qué propone el enólogo con Lui Wines:

Lui Single Vineyard Reserva Malbec 2015 ($350)

Desde Vista Flores, en el Valle de Uco, Vegetti entrega un Malbec fresco, con aromas francos y perfectamente definidos. La fruta roja convive con notas florales y una madera que, sin un papel protagónico, complementa con especias dulces. Al paladar se presenta súper largo, con un avance compacto y preciso, de gran fluidez y buena textura. La fruta roja y el toque a madera conviven y se potencian en un largo dueto. Fresco pero sin estridencias.

Lui Single Vineyard Reserva Cabernet Sauvignon 2015 ($350)

Un Cab de Agrelo, Luján de Cuyo, que ofrece en su paleta una capa de especias, un toque a pirazina, con el clásico aroma que recuerda a los pimientos y una fruta negra que acompaña. La madera aporta algo de café, sin tapar la materia prima. En boca avanza con paso seco, pero no es etéreo ni filoso. Tiene taninos amables, bien maduros y apenas rugosos, que le suman algo de volumen, junto a un delicado graso. Es largo y persistente, con una elegante frescura.

Lui Gran Reserva Malbec 2014 ($680)

Un Malbec de Altamira que va por el camino de las frutas rojas apenas maduras, con toques balsámicos y florales y una madera que suma dejos a cacao y especias dulces. En boca entrega buena concentración, pero con paso amable, gracias a sus taninos muy bien pulidos y apenas dulces. Linda acidez y una agradable textura para cerrar con un final bien expresivo.

Fuente: Juan Diego Wasilevsky - iProfesional.

OPINÁ SOBRE ESTA NOTICIA

SELECCIONES ESPECIALES