Vino argentino: las 5 tendencias que vienen y los 15 mejores vinos argentinos. Noticias de vinos y bebidas. espaciovino - Vinoteca online
TU PEDIDO
¿Ayuda? Llamános al 5352-8466 (VINO)

VINO ARGENTINO: LAS 5 TENDENCIAS QUE VIENEN Y LOS 15 MEJORES VINOS ARGENTINOS

Vino argentino: las 5 tendencias que vienen y los 15 mejores vinos argentinos
Tiempo de lectura:
10 minutos

04/02/2020
Son resultado de las nuevas tendencias de la industria del vino: la exploración de nuevas zonas, la experimentación con otras cepas y la mínima intervención en bodega

El 2019 no fue fácil para el país y en consecuencia tampoco lo fue para la industria del vino, ya que su situación no escapa a los vaivenes económicos argentinos. Así y todo, fue un año muy bueno en términos de crecimiento cualitativo de los vinos nacionales.

Con innovaciones en elaboración y making, con estudios de suelo cada vez más precisos, con la exploración de nuevas zonas y la experimentación con distintas cepas, la vitivinicultura argentina continúa avanzando a paso firme. En este contexto, identificamos cinco grandes tendencias que marcaron el año para los vinos argentinos.


1. Estudio de suelos

Esta tendencia no es sólo nacional, sino que en prácticamente todas las zonas productoras del mundo la agenda está marcada por los estudios de suelo. Cada vez más enólogos y agrónomos son conscientes de que la composición del suelo es tanto o más importante que el clima, la topografía y los otros elementos que integran el concepto de terruño. Hoy, gran parte de los vinos de alta gama a nivel mundial tienen al suelo como protagonista. Tal es así, que las casas más prestigiosas del mundo como Domaine du Comte Liger-Belair, bodegas históricas como Argiano y productores de culto como Jean-Marc Roulot cada vez profundizan más en sus estudios de suelo.

2. Trabajar sobre microunidades de terroir

En relación con la tendencia anterior, se realiza una búsqueda cada vez más meticulosa y cuidada sobre las microunidades de terroir, es decir, que se trabaja sobre la expresión que da una microzona puntual dentro de una finca. Si en el pasado un concepto que afinó mucho al vino fue el de single vineyard, ahora esa palabra clave es el single lot. Esta tendencia demostró ser trascendental, ya que muchos de los vinos más prestigiosos de la Argentina son producto de microunidades de terroir (Zuccardi Piedra Infinita Supercal, Chacra 32, PerSe).

3. Cabernet franc, la cepa que sigue dando que hablar

Paralelamente al crecimiento que tuvo el malbec, la variedad cabernet franc sigue dando que hablar en suelo argentino. Sus vinos son potentes pero al mismo tiempo elegantes, delicados, verticales y finos, con un toque vegetal que les aporta complejidad. Son tintos que cautivan tanto a los consumidores locales como a los críticos de todo el mundo. A tal punto crece esta cepa, que recientemente se presentó el primer proyecto argentino dedicado casi con exclusividad al cabernet franc: es Dominio de Montaña, cuyos vinos son un reflejo de las distintas expresiones que esta variedad desarrolla en el terruño de San Pablo, en Tunuyán, Valle de Uco.

4. Menos es más

Otra tendencia irrefutable es la mínima intervención en el vino. Los vinos actuales son cada vez más puros y menos intervenidos, fieles expresiones de la finca (cada vez más salen tintos que se fermentan con un porcentajes de sus escobajos –otra gran tendencia–). Estos ejemplares se elaboran a partir de uvas sanas sin sobremadurar, vinificadas de manera sencilla y directa con levaduras indígenas, en piletas de hormigón, en huevos y en barricas de madera usada. El vino casi que pasa por la bodega solo, sin que nadie lo intervenga.

5. Trabajos autorales

Para que un proyecto sea consistente en todos sus aspectos debe haber una persona detrás, alguien que custodia de principio a fin el proceso productivo, desde la finca hasta la elaboración. Ejemplos de ello son el trabajo de Matías Michelini, el proyecto PerSe de David Bonomi y Edy del Popolo; Chacra, de Piero Incisa della Rocchetta o bien el desarrollo en Salta de Francisco 'Paco' Puga.


15 vinos inolvidables de 2019

1 - Zuccardi Finca Piedra Infinita Supercal Malbec 2015 ($15.000)

Dos vinos inolvidables salieron en 2019, y uno de ellos es este (el continuación). Es lo que se llama un “vino de suelo”, con una expresión definida a tiza, a cal, a piedra húmeda que toma la delantera frente a la fruta que tibiamente complementa sus aromas y sabores austeros. Fermentó con levaduras nativas en piletas de hormigón sin epoxi y se crió en barricas de 500 litros usadas. Un vino diferente a todo lo conocido, casi salino, que corona a Sebastián Zuccardi, su hacedor, como un winermaker de excepción.

2 - Chacra Chardonnay by Jean Marc Roulot & Piero Incisa 2017 ($8.500)

Es el otro vino fuera de catálogo de 2019. El vignerón borgoñón Jean Marc Roulot, el productor de chardonnay más importante del mundo, junto al italiano Piero Incisa (de la familia dueña de Sassicaia) hicieron en la Patagonia (Alto Valle de Río Negro) un blanco de una tensión y velocidad única. Un vino casi eléctrico pero al mismo tiempo elegante, austero y académicamente complejo. No sólo no se había probado un chardonnay así, sino que nadie jamás imaginó que la Argentina podía llegar a dar un vino así.

3 - Tinto de San Pablo 2017 ($1.150)

En su etiqueta dice “vino de cru”, lo que significa que, más importante que las variedades (cabernet franc y malbec) es su origen: una de las finca más altas en producción de Mendoza, situada en San Pablo, Tunuyán, a 1.470 metros de altura. Un tinto que, primeramente, sorprende por su textura en el paladar y su clara expresión de clima frío. Un vino directo con aportes de fruta y mineralidad, redondo, muy fácil de disfrutar al tiempo que complejo.

4 - Cheval des Andes 2015 ($3.600)

Una combinación perfecta entre Luján de Cuyo y Valle de Uco en la que confluyen fruta y textura, redondez y complejidad, y ancho de boca al mismo tiempo que tensión. Aromas elegantes de frutos rojos y notas especiadas y un paladar compacto, de muy buena estructura, sin aristas de ningún tipo. Si bien puede beberse ya, sin dudas ganará complejidad con la guarda.

5 - Michelini Wines Cabernet Franc Manolo 2017 ($2.200)

Los cabernet franc de San Pablo vienen sorprendiendo mucho por esa expresión única, que por momentos recuerda al Loire francés. Este ejemplar elaborado por Matías Michelini seduce desde su aromas afrutados con toques algo vegetales; muy directo, muy nítido y limpio. Paladar compacto, vertical, estructurado (guardar unos años) y muy equilibrado en todos sus detalles.

6 - Altar Uco Edad Media Tinto 2016 ($2.020)

Tinto aún joven de aromas elegantes y limpios que recuerdan a frutas negras, grosellas y pimienta rosa, con notas florales y un dejo mineral sutil. Paladar firme, de buena concentración, taninos finos y una acidez equilibrada y refrescante. Fruta y madera ensamblan a la perfección dando un vino redondo y sin aristas. Final largo, levemente ahumado, sutil y complejo.

7- L' Amitié 2017 ($900)

Con este corte de 60% malbec con 20% merlot y 20% cabernet franc (partida limitada), el enólogo Francisco 'Paco' Puga demuestra un conocimiento profundo del terruño cafayateño. Se luce con un abanico aromático amplio, y un paladar profundo y delicado al mismo tiempo; elegante y compacto. Identidad salteña con sus aromas especiados y su músculo varonil combinado con elegancia y delicadeza.

8 - Montesco Agua de Roca 2019 ($1.100)

El sauvignon blanc perfecto: filoso, tenso, eléctrico y de gran acidez. La sensación al beberlo fresco es realmente como estar chupando una roca. Su expresión ronda alrededor de la manzana verde, el pomelo y la lima, expresando toda la frescura de las montañas del Valle de Uco. Lógicamente puede beberse ya, pero ganará en complejidad con unos años en botella.

9 - Uraqui Minero Corte A 2016 ($1.600)

De uvas orgánicas plantadas en Moya, Jujuy, a más de 3.300 metros de altura, nace este corte de malbec, syrah y merlot que sorprende por su carácter y calidad. Potente pero al mismo tiempo delicado, con gran expresión de terroir y aromas y sabores algo recios pero de expresión nítida. Una excelente expresión de lo que es vino de clima cálido.

10 - Perchel Runa Syrah Malbec 2014 ($1.400)

Otro ejemplar sorprendente de la Quebrada de Humahuaca, que en la copa recuerda con sus aromas a las plantas aromáticas de los cerros quebradeños que acompañan su expresión frutal. En el paladar es untuoso, goloso, potente y redondo. Final algo ahumado producto de su crianza en barricas de roble.

11 - Volare del Camino 2014 ($6.000)

Una obra maestra elaborada por la dupla Bonomi-Del Popolo con uvas de Gualtallary. Cien por ciento malbec de suelos calcáreos, proviene de lotes muy pequeños, especialmente elegidos. Este tinto es de lo más elegante que tiene hoy la vitivinicultura actual: fresco, floral, vertical y sumamente complejo.

12- Scala Dei Cartoixa 2016 ($4.500)

Llegaron este año a la Argentina muchos vinos importados a precios altos y luego, en la copa, muchas veces no dice nada. No es el caso de este tinto español elaborado con garnacha y cariñena procedentes de viñedos viejos que se montan en las laderas de piedra pizarra del Priorat. Seduce con aromas a fruta roja y negra madura, toques florales y notas minerales y especiadas. En boca muestra buen volumen cuerpo algo untuoso y maduro, con un final largo e interesante.

13 - Zorzal Eggo Franco 2016 ($1.260)

Otro cabernet franc de altura que se destaca por su expresión directa y definida, por su frescura y austeridad, y por su tipicidad de terroir. Aromas herbaáceos y algo especiados dan marco a un paladar jugoso y fluido, de buena estructura y gran acidez. Muy fácil de beber y disfrutar.

14 - Altos Las Hormigas Appellation Gualtallary Malbec 2016 ($1.970)

Uno de los malbec más elegantes y sutiles que se elaboran en suelo patrio. Es el reflejo de un trabajo largo que busca microzonas con suelos pedregosos y calcáreos para mostrar esa expresión puntual de la variedad. Aromas que recuerdan a piedra húmeda y ciertas notas minerales muy llamativas y sensuales, y paladar tenso, con electricidad pero al mismo tiempo elegante y sin astringencias. Su textura es inigualable. Beber ya o guardar por años.

15 - Laborum De Parcela Finca Alto Los Cuises Malbec 2017 ($1.260)

La finca de donde nace este vino es, literalmente, salvaje, montada sobre las laderas de la Sierra de Quilmes y plantadas en vaso (gobelet) en terrazas, algo prácticamente único en la Argentina. Y este tinto expresa justamente eso con aromas que recuerdan a ciruelas y moras negras, y notas salvajes como cuero, cedro, semillas de mostaza y tonos florales de rosas. Su entrada en boca es compacta, con taninos firmes, cuerpo medio y acidez refrescante. El paladar es fluido, con notas de grafito y tonos algo herbales. De final fresco con aromas de fresno y tomillo. Un vino con la impronta de su terroir.

Fuente: Giorgio Benedetti - El Cronista.

OPINÁ SOBRE ESTA NOTICIA

SELECCIONES ESPECIALES