¿Buscás un gran regalo?: diez de los mejores vinos argentinos recién lanzados. Noticias de vinos y bebidas. espaciovino - Vinoteca online
TU PEDIDO
¿Ayuda? Llamános al 5352-8466 (VINO)

¿BUSCÁS UN GRAN REGALO?: DIEZ DE LOS MEJORES VINOS ARGENTINOS RECIÉN LANZADOS

¿Buscás un gran regalo?: diez de los mejores vinos argentinos recién lanzados
Tiempo de lectura:
7 minutos

20/02/2020
¿Estás buscando ricos vinos tintos para regalar? En esta producción de Vinos & Bodegas te recomendamos diez etiquetas de diversos precios que no fallan

Entrar en una vinoteca buscando un vino para regalar puede ser todo un desafío. Considerando que hay miles de marcas en el mercado interno, incluyendo las de grandes bodegas como la de los proyectos boutique, la oferta parece tornarse infinita.

Y muchas veces, la elección de un vino para regalar se termina definiendo en una etiqueta clásica y conocida. Ir "a lo seguro" es una práctica muy común cuando se trata de encontrar una etiqueta para obsequiarle a alguien. Pero eso implica perderse mucho de lo nuevo que han estado alumbrando las bodegas en los últimos meses.

Diez de los mejores vinos argentinos para regalar que fueron lanzados recientemente, de muy diversos precios pero con un factor en común: su alta calidad.

Trivento Gaudeo Paraje Altamira 2015 ($1.694)

Ejemplar expresivo en nariz, sin llegar a ser voluptuoso, con dejos a fruta roja, flores y especias. En boca, lo primero que impacta es su fruta roja intensa. Corre con un poco más de amplitud, apoyado en una energía ácida realmente vibrante. Si bien tiene pulso seco, hay un dejo apenas graso que le imprime presencia. Deja una textura rugosa muy notoria y la boca queda salivando un largo rato. Un vino de Trivento que apreciarán mucho los sommeliers y aquellos consumidores que busquen un vino con mucho nervio, frescura y carácter.

Bianchi Particular Cabernet Franc 2016 ($1.300)

Se trata de un Cabernet Franc de Bodegas Bianchi súper expresivo en nariz, con una fruta entre roja y negra, que suma un trasfondo especiado y un recuerdo a cacao y a ese mismo aroma que queda en las cajas de tabaco. En boca es largo, de muy buen desarrollo y avance preciso. Corre más por el centro que con amplitud, pero definitivamente tiene sustancia y buena estructura. La madurez justa y la acidez en un punto de equilibrio le garantizan un agradable balance, que se confirma por un pulso que, sin llegar a ser extremadamente seco, tampoco lo ubica del lado de los tintos sucrosos. En ese equilibrio radica su virtud.

Terrazas Apelación de Origen Las Compuertas Malbec 2017 ($720)

La elegancia manda; sus aromas, en tanto, son súper profundos. Ahí se funden las notas de frutas rojas, los suaves toques herbáceos y cierto dejo tostado. En boca es realmente suave, con un andar pulido y una acidez equilibrada, amable. Es apenas sucroso, pero sin abusar. Clásico, sin ser previsible. Un gran vino que, junto con la línea Apelación de Origen, reafirma la tendencia de comunicar el terroir de una manera consistente.

Doña Paula Smoked Red Blend 2018 ($588)

Este ejemplar de Doña Paula es un corte de Cabernet Sauvignon, Malbec y Bonarda y que tuvo un particular método de crianza: el vino primero estuvo unos 9 meses en barricas de segundo, tercer y cuarto uso. Posteriormente, a las barricas se les sacó la tapa y el fondo y se las ahumó sobre fogatas de algarrobo, durante 15 minutos de cada lado. Luego, se volvieron a armar las barricas y se llenaron con el vino. ¿El resultado? Al primer contacto, es menos "maderoso" de lo que se esperaba. Hay una aromática profunda, que remite a las especias, a las frutas rojas y negras y sí, está el esperado humo, pero no están demasiado exacerbadas las notas de caramelo o vainilla. En el paladar es súper amable, bien sucroso, con taninos maduros de pulso dulce y una barrica que acompaña, sumado a un toque de azúcar residual.

Proyecto Las Compuertas Charbono 2018 ($964)

Una uva que seguramente no te sonará conocida, pero que seguramente la probaste muchas veces, dado que no es otra cosa que Bonarda, como se la conoce en otros mercados del exterior, como el de los Estados Unidos. Ante todo, este vino de la bodega Familia Durigutti se destaca por la fruta roja, súper intensa, acompañada por notas de hierbas y algo balsámicas. En boca es jugoso, redondo, de taninos definitivamente amables que jamás incomodarán al paladar, sumando un pulso ácido sutil pero que alcanza para darle brío. Deja flotando una rica sensación a frutas negras que permanecerán un largo rato.

Trapiche Perfiles Textura Fina Malbec 2017 ($713)

Proviene de una zona clásica como Agrelo, en Luján de Cuyo. Y su espíritu se refleja en este ejemplar: la fruta roja se encuentra súper nítida, con esa sensualidad típica de Agrelo. Hay algún dejo muy lejano a madera que nunca llega a eclipsar a la materia prima, reforzando su frescura. En boca tiene volumen y ese paso ligeramente sucroso que entrega esta región pero la acidez, bien ensamblada, le quita algo de golosidad. En ese sentido, no es un vino que caiga en ningún cliché. La línea está conformada por tres etiquetas que muestran los matices del terroir. La línea Perfiles, además de ser excelentes vinos, acompañan al consumidor en su proceso de aprendizaje sobre el terruño.

Zaha Toko Vineyard Cabernet Sauvignon 2016 ($1.000)

Este Cabernet Sauvignon de Alejandro Sejanovich muestra una paleta que sale de lo común: no esperes la clásica pirazina y notas muy verdes o una pimienta potente. Hay mucha fruta roja, un fondo herbáceo y sí, algo de especias, pero muy sutil. Si hay madera, pasa realmente desapercibida. Es un vino compacto, de avance preciso por el centro del paladar, pero conforme avanza, da lugar a una linda textura que se percibe principalmente en el fondo de la lengua y que le da carácter y presencia. Interesante lo expresivo de la fruta, que deja un retrogusto que se extiende una cantidad de tiempo sorprendente.

Mendel Cabernet Franc 2017 ($1.100)

Este ejemplar, según relató el propio Roberto De la Mota, nace de un viñedo que plantaron en Altamira. "Lo veníamos utilizando para realizar cortes, pero año a año nos sorprendía por la calidad, hasta que decidimos embotellarlo como varietal", relató. Es un vino elegante y sofisticado. Conviven en su paleta aromática notas de frutas negras y rojas sanamente maduras con notas especiadas bien pero bien delicadas, sin estridencias. Al paladar, en tanto, ofrece ese pulso que tanto nos gusta de Altamira: es fluido, largo, con muy buena estructura y un dejo apenas graso, pero nunca goloso. Hacia el final se impone una soberbia textura que se adueña del paladar. De largo recuerdo y fresco, este vino está lejos de las sobreactuaciones.

El Esteco Blend de Extremos Cabernet Sauvignon 2017 ($607)

Los enólogos de El Esteco se propusieron unir en una botella dos zonas de los Valles Calchaquíes que entregan dos perfiles muy diferentes: por un lado, incluyeron uvas de Cafayate, a 1.700 metros sobre el nivel del mar y, además, sumaron, uvas de Chañar Punco, en Catamarca, de un viñedo ubicado unos 300 metros más arriba. Su paleta es rica y compleja: hay fruta negra, especias y un característico toque a morrón asado. Es interesante en boca: tiene pulso bastante seco y ofrece muy buena estructura, pero tiene unos taninos de grano fino que le da un perfil sumamente elegante.

Trilogía de Bonarda Tupungato 2018 ($700)

Esta nueva etiqueta de Nieto Senetiner ofrece un Bonarda en el que el terroir se nota: el vino adquiere un perfil más herbal, ganando más frescura. También gana en sutileza aromática, volviéndose más elegante. Paso fluido en boca, de la mano de taninos de grano fino, acompañado por un graso delicado y una suave pero persistente acidez. Vino amable y también muy bebible, como sucede con el resto de la línea.

Fuente: iProfesional.

OPINÁ SOBRE ESTA NOTICIA

SELECCIONES ESPECIALES