El invierno no es sólo para tintos: siete vinos blancos para disfrutar en días fríos. Noticias de vinos y bebidas. espaciovino - Vinoteca online
TU PEDIDO
¿Ayuda? Llamános al 5352-8466 (VINO)

EL INVIERNO NO ES SÓLO PARA TINTOS: SIETE VINOS BLANCOS PARA DISFRUTAR EN DÍAS FRÍOS

El invierno no es sólo para tintos: siete vinos blancos para disfrutar en días fríos
Tiempo de lectura:
6 minutos

11/08/2017
Vinos & Bodegas presenta un listado de etiquetas de alta gama para diferentes paladares y que se adaptan a distintos presupuestos

Las bajas temperaturas suelen estar asociadas a los vinos tintos, que permiten acompañar comidas más consistentes.

Pero también, existe un universo de ejemplares blancos, con buen volumen y estructura, que se adaptan muy bien a la gastronomía invernal.

A continuación, una guía de siete vinos recomendados de alta gama, que no fallan y para un amplio abanico de presupuestos.

¡A tomar nota!

Alba en los Andes Chardonnay - Bodega Alba en los Andes - Precio sugerido: $195

¿Qué propone?: se trata del nuevo proyecto comandado enológicamente por Bernardo Bossi (ex Casarena). A partir de viñedos propios emplazados en la zona baja de Gualtallary, la bodega alumbra un blanco de muy buena relación calidad-precio. Se trata de un Chardonnay con una nariz cargada de frutas blancas de aire tropical, un leve dejo herbáceo y notas de crianza, de la mano de una vainilla sutil. En boca es un vino de buen impacto aromático. Muestra un paso sucroso, con buen volumen y peso. La crianza vuelve a decir presente, con recuerdos a caramelo, en tanto que la cuota de acidez lo equilibra.

Conclusión: para quienes buscan un blanco gastronómico, con un buen juego entre fruta y madera, y a un valor atractivo.

Petit Bo Bó Chardonnay 2015 – Bodega Trapezio – Precio sugerido: $285

¿Qué propone?: este Chardonnay de Agrelo es un lindo hallazgo y deleitará a quienes busquen lo mejor de los dos estilos actuales que pugnan por seguir ocupando un espacio el universo de esta cepa blanca: encontrarán frescura y untuosidad en dosis agradables, como resultado de un diálogo completamente armonioso. En nariz gustará por su paleta bien frutada, apenas tropical y con muchas frutas de pepita. La madera juega desde el fondo, con un aporte sobrio. En boca tiene un andar apenas oleoso, con un buen volumen y una acidez que, como se señaló, aparecerá pero no incomodará a los paladares sensibles.

Conclusión: es un blanco bien de Agrelo, con una ejecución actualizada y bien en línea con la tendencia que hoy se ve en el mercado.

Altitud Chardonnay 2016 – Bodega Andeluna - Precio sugerido: $395

¿Qué propone?: se trata de un blanco mesurado, que muestra el camino que tomó la bodega en los últimos años: es fresco, pero no es extremadamente cítrico ni demasiado verde. Pero también está lejos de aquellos ejemplares empalagosos y bien lácticos. Es de los Chardonnay equilibrados que, por suerte, aparecieron en los últimos años en la Argentina. En el caso de esta etiqueta, ofrece notas de carozo tenues y dejos a frutos secos apenas perceptibles. En boca es un vino bien balanceado: interesante volumen, grata frescura y una oleosidad agradable. En el paladar, su paleta aromática gana vuelo y deja un buen recuerdo.

Conclusión: por sus características, un blanco para paladares universales.

Primogénito Sangre Azul Chardonnay 2016 – Bodega Patritti – Precio sugerido: $500

¿Qué propone?: la bodega patagónica había sorprendido el año pasado con la primera etiqueta de la –ahora- familia Sangre Azul. Se trató de un Merlot de alto vuelo que se transformó en uno de los vinos del 2016. Ahora, Patritti repite la experiencia pero con un Chardonnay, elaborado a partir de los mejores sectores del viñedo que posee en San Patricio del Chañar. El resultado es un ejemplar consistente, de nariz elegante y profunda, con notas de frutas tropicales y blancas maduras, toques de miel y un dejo tostado sugerente. La paleta no está exacerbada y lo interesante es que conserva el equilibrio, sin empalagar de entrada. En boca es un vino de paso redondo, con un agradable graso y una acidez que si bien está a años luz de ser mordiente sí se palpa y le aporta algo más de ligereza y frescura. Hacia el final, largo, deja un recuerdo a frutas de pepita y algo de frutos secos.

Conclusión: Chardonnay elegante y con una leve cuota de solemnidad.

Rosell Boher Gran Chardonnay 2016 - Bodega Rosell Boher - Precio sugerido: $620

¿Qué propone?: a partir de viñedos emplazados en Valle de Uco, la bodega entrega un Chardonnay de alta gama, de estilo clásico pero con el plus de frescura que imprime esa zona de Mendoza. De interesante nariz, en su paleta confluyen notas de frutas tropicales, frutos secos y un dejo a especias dulces, completando aromas elegantes y profundos. En boca premia con un andar amplio y sucroso, con un recorrido cargado de aromas que recuerdan al ananá y un suave dejo a vainilla. Excelente volumen y un buen balance entre el graso y la equilibrada acidez.

Conclusión: es un vino que habla de crianza, madera y madurez y que tiene hándicap como para tolerar platos cargados de sabores.

Altar Uco Blend Blanco 2015 – Bodega Altar Uco – Precio sugerido: $710

¿Qué propone?: un vino realmente disruptivo, donde lleva la batuta el Sauvignon Blanc, de estilo bien herbáceo, pero que se apoya en una fruta blanca sutil y en notas de crianza. En boca es un ejemplar que sale aun más de lo convencional, en tanto y en cuanto no está muy difundido el Sauvignon Blanc con paso por madera. La cuota herbácea junto con las notas de especias dulces aportadas por la barrica lo llevan a un nivel diferente. El juego de contrastes continúa con el paso suelto propio de la variedad, encorsetada en cierta sucrosidad que le imprime la crianza. Por momentos, este concepto puede descolocar al consumidor, porque claramente divide las aguas.

Conclusión: por sus características y su precio, un ejemplar pensado específicamente para paladares con vocación por lo diferente. En Buenos Aires se consigue en la vinoteca Grand Cru, especializada en vinos de alta gama.

Bianchi María Carmen Chardonnay 2013 - Bodegas Bianchi - Precio sugerido: $1.550

¿Qué propone?: blanco elegante, que habla de alta gama. Desde el vamos, deja en claro que San Rafael es tierra para el Chardonnay. Se luce con sus notas florales, sus trazos de frutos secos y un aroma que recuerda a las tartas de manzana caseras. En boca es largo y deja un recuerdo a miel y también láctico. Pero no empalaga: tiene la virtud de ser bastante fresco, seguramente por el aporte de las uvas que llegan desde Altamira, además de la madera, que fue utilizada con sensibilidad.

Conclusión: la bodega vistió de gala a este Chardonnay, que apunta a conquistar a aquellos paladares tradicionales que buscan una comunión equilibrada entre fruta, madurez y madera.

Fuente: J.D.W. - iProfesional.

OPINÁ SOBRE ESTA NOTICIA

SELECCIONES ESPECIALES