Vinos: la hora de los blends. Noticias de vinos y bebidas. espaciovino - Vinoteca online
TU PEDIDO
¿Ayuda? Llamános al 5352-8466 (VINO)

VINOS: LA HORA DE LOS BLENDS

Vinos: la hora de los blends
Tiempo de lectura:
4 minutos

04/09/2017
Después del auge de los varietales, las bodegas vuelven a apostar por los vinos de corte, con la posibilidad de producir combinaciones muy poco frecuentes en el mundo. Te recomendamos cinco etiquetas.

Conocidos como assemblages en Francia, blends en los países sajones y vinos de corte en la lengua española, las combinaciones de distintos varietales dan lugar a vinos de gran complejidad que no son patrimonio exclusivo del Viejo Mundo. Para muchos, el arte en la elaboración de un gran vino es saber combinar los mejores lotes de uvas y regiones: así se puede dar el salto de algo bueno a sublime. La premisa que inspira al enólogo que elabora este tipo de productos es: "Este vino es bueno, pero le sobra o le falta algo y debo encontrar el equilibrio perfecto". La idea es conseguir un producto único, irrepetible y no lineal, ese es el fin que persigue el concepto del blend.

"Con el corte se explota la complementariedad de las bases (componentes del blend) para lograr un mayor equilibrio, balance y complejidad; en cambio, en el varietal se busca maximizar sus características", explica el enólogo Fabricio Orlando. En nuestro país, los blends más famosos son los elaborados mayoritariamente con malbec y cabernet sauvignon, merlot, bonarda y syrah en menores proporciones. Hoy Argentina está pasando por el paradigma malbec y va a depender de la calidad de los blends para romper esta idea. Aquí, cinco marcas de la nueva era.

Tikal Júbilo 2012 - Bodega Ernesto Catena Vineyards, Mendoza, $630

Un vino avasallante que atrapa desde la primera copa. Elaborado con partes iguales de malbec y cabernet sauvignon de Altamira y Vista Flores (Valle de Uco), es una explosión frutal y un tinto con peso propio. Tuvo 12 meses de crianza en barricas de roble francés (70% nuevo y 30% de segundo uso) y sorprende su complejidad de aromas (frutados, ahumados, especiados), taninos dulces y acidez bien integrada, todo en su justa medida. Además, tiene muy buena fluidez y armonía y una nota mentolada que refresca el paladar.

Óptimo Blend 2012 - Bodega Fabricio Orlando Wines, Mendoza, $630

Gran exponente de alta gama y blend de autor, elaborado por el enólogo Fabricio Orlando con malbec (48%) y cabernet sauvignon (28%) de Tupungato (Valle de Uco), y bonarda (24%) de San Rafael, que se destaca por sus aromas intensos y agradables, cuerpo elegante, persistencia y suave textura. Tuvo 18 meses de crianza en roble nuevo francés y tiene buena complejidad de sabores, equilibrada acidez, taninos jóvenes y un final largo y refrescante. En la boca es impactante, tiene fruta y mineralidad y seduce desde el primer trago.

Eggo Tinto de tiza 2014 - Bodega Zorzal, Mendoza, $472

Tinto moderno y no convencional, al estilo de los hermanos Matías y Juan Pablo Michelini. Compuesto por uvas malbec (92%), cabernet franc (5%) y cabernet sauvignon (3%) de Gualtallary (Valle de Uco), no tuvo crianza en madera, pero sí en huevos de concreto, donde se vinifica. Tiene todo lo que un gran vino debe tener: complejidad de aromas, cuerpo delicado, carácter frutado, equilibrio, taninos maduros, frescura y excelente terminación. Es sorprendente desde el principio y expresa toda la experiencia de sus hacedores.

Clos de los Siete 2014 - Bodega Clos de los Siete, Mendoza, $324

Vino de lujo para todos muy bien elaborado por el enólogo francés Michel Rolland con uvas malbec (54%), merlot (18%), cabernet sauvignon (13%), syrah (8%), cabernet franc (4%) y petit verdot (3%) de Vista Flores (Valle de Uco). Es un fiel representante del Nuevo Mundo y se destaca por sus aromas frescos y de gran intensidad, cuerpo suave y elegante, taninos redondos, buena complejidad y larguísimo final. Maduró 11 meses en barricas de roble francés y todos sus componentes están en perfecto equilibrio.

Trivento Amado Sur 2014 - Bodega Trivento, Mendoza, $230

Otra bodega que viene trabajando silenciosamente haciendo año a año vinos de calidad es Trivento, como lo demuestra este blend de malbec (79%), bonarda (11%) y syrah (10%), elaborado con uvas de Luján de Cuyo, Maipú y Tupungato, y una crianza de ocho meses en roble francés y americano. Es uno de esos vinos que se hacen notar, que marcan presencia, de aromas intensos, cuerpo medio, taninos firmes, sabores frescos y excelente balance. Además, tiene buena integración de la madera, no es concentrado y está muy bien hecho.

Por Verónica Gurisatti

OPINÁ SOBRE ESTA NOTICIA

SELECCIONES ESPECIALES